Join our Mailing List
  E-mail address:
  • North America Vietnamese Wake Up Tour 2015

    Last year, seven Plum Village monastics successfully went on the road to reach Vietnamese youth in North America. They'd like to make this happen again in 2015.
    Please support the fundraising campaign here.

  • Upgrading the Mindfulness Bell Magazine

    Your support will help us to make sure the Mindfulness Bell is accessible to Sangha members around the world – online and in print – as a medium to sustain our community’s essence of brotherhood and sisterhood, and to nourish each other on the path of practice. Read more >>

Follow Us

 
Usted está aquí: Inicio Práctica y Tradiciones Escuchando la campana

Escuchando la campana

Escucha, escucha. El sonido de la campana, me trae de regreso a mi verdadero hogar.

A su llegada puede oír el sonido de una campana  y de repente la gente a su alrededor se detiene, deja de hablar, y deja de moverse. Podría ser el timbre del teléfono o el reloj que repican, o la campana del monasterio que suena. Estas son nuestras campanas de conciencia. Cuando escuchamos el sonido de la campana, relajamos nuestro cuerpo y tomamos conciencia de nuestra respiración. Esto lo  hacemos, naturalmente, con  disfrute, y sin solemnidad ni rigidez.

 

Cuando escuchamos alguno de estos llamados de las  campanas, paramos todas nuestras conversaciones y lo que estamos haciendo. Llevamos nuestra conciencia a nuestra respiración. Escuchamos la señal de la campana que nos dice:

 

“Escucha, escucha, este maravilloso sonido que me lleva de nuevo a mi verdadero hogar”.

 

Al detener la respiración y recuperar nuestra paz y nuestra tranquilidad, nos sentimos libres, nuestro trabajo se vuelve más agradable y el amigo delante de nosotros se vuelve más real. De vuelta a casa se puede utilizar la señal de nuestro teléfono, las campanas de la iglesia local, el llanto de un bebé, o incluso el sonido de las ambulancias y bomberos como las campanas de nuestra conciencia. Con sólo tres respiraciones conscientes podemos liberar las tensiones en nuestro cuerpo y de la mente y volver a sentirnos frescos y claros.