Usted está aquí: Inicio Práctica y Tradiciones Escuchando la campana

Escuchando la campana

Escucha, escucha. El sonido de la campana, me trae de regreso a mi verdadero hogar.

A su llegada puede oír el sonido de una campana  y de repente la gente a su alrededor se detiene, deja de hablar, y deja de moverse. Podría ser el timbre del teléfono o el reloj que repican, o la campana del monasterio que suena. Estas son nuestras campanas de conciencia. Cuando escuchamos el sonido de la campana, relajamos nuestro cuerpo y tomamos conciencia de nuestra respiración. Esto lo  hacemos, naturalmente, con  disfrute, y sin solemnidad ni rigidez.

 

Cuando escuchamos alguno de estos llamados de las  campanas, paramos todas nuestras conversaciones y lo que estamos haciendo. Llevamos nuestra conciencia a nuestra respiración. Escuchamos la señal de la campana que nos dice:

 

“Escucha, escucha, este maravilloso sonido que me lleva de nuevo a mi verdadero hogar”.

 

Al detener la respiración y recuperar nuestra paz y nuestra tranquilidad, nos sentimos libres, nuestro trabajo se vuelve más agradable y el amigo delante de nosotros se vuelve más real. De vuelta a casa se puede utilizar la señal de nuestro teléfono, las campanas de la iglesia local, el llanto de un bebé, o incluso el sonido de las ambulancias y bomberos como las campanas de nuestra conciencia. Con sólo tres respiraciones conscientes podemos liberar las tensiones en nuestro cuerpo y de la mente y volver a sentirnos frescos y claros.