Usted está aquí: Inicio Práctica y Tradiciones Meditación sentados

Meditación sentados

La meditación sentada se parece a regresar a casa, para dar la atención completa a nuestro cuidado. Así como la imagen de paz del Buda en el altar, nosotros podemos también irradiar paz y estabilidad. Nos sentamos derechos y con dignidad, y regresamos a nuestra respiración. Traemos toda nuestra completa atención a lo que está dentro y fuera de nosotros. Dejamos que nuestra mente se expanda y nuestro corazón sea suave y bondadoso. La meditación sentada, es muy curativa. Nos percatamos de que solamente podemos estar con lo que hay dentro de nosotros, nuestro dolor, coraje e irritación o nuestro gozo, amor y paz. Estamos con lo que ahí está sin dejarnos llevar por eso. Déjalo venir, déjalo estar,

y después déjalo ir. No hay necesidad de presionar, de oprimir, o de pretender que nuestros pensamientos no están ahí. Observa los pensamientos y las imágenes de nuestra mente con un ojo aceptante y amoroso. Somos libres para estar tranquilos y calmados a pesar de las tormentas que pueden surgir dentro nuestro. Si nuestras piernas o nuestros pies se entumecen o inician a doler durante la meditación sentada, podemos libremente reajustar nuestra posición en silencio. Podemos conservar nuestra concentración siguiendo nuestra respiración y lenta y atentamente reajustar nuestra postura. Entre una sesión y otra, de meditación sentada, practicamos “Kinh Hanh”, lo que es la meditación  caminando dentro de un recinto. Damos un paso con cada inhalación y exhalación. Conscientes de la Sangha en la que estamos, nos sentimos en armonía como parte de un todo más grande. Todos se mueven a la vez, lentamente y en plena conciencia. Podemos encontrar sugerencias de meditaciones guiadas en el libro de

Thǎy, “El florecer del Loto” o así como también de los Maestros de Dharma. Debemos llegar cinco minutos antes de que inicie el periodo de meditación para que así todos estén cómodamente sentados antes de que la campana sea invitada para iniciar la sesión formalmente. No debemos de entrar al recinto después de que la campana haya sido invitada. Si llegamos tarde a la meditación sentada, por favor permanece afuera y disfruta la meditación caminando.